cabecera-tvtgnuevo

El PP y el casino capitalista

El antiguo edificio propiedad de TUSSAM en la calle Diego de Riaño número 10, está siendo objeto de un macabro juego especulativo por parte de un grupo de tiburones de las finanzas llamado Citygrove.

Las reglas del juego de la oferta y la demanda, la libertad de empresa y los demás avíos del “libre mercado” se parecen mucho más a un casino, en el que el que mejor domine el arte del farol y del engaño, más se queda con el personal y más ganancia sin riesgo se lleva. Veamos cómo se lo han montado en la Sevilla del Zoido capitalista para sacarle hasta las entrañas a lo que es patrimonio de todos.

Desde el año 2009 quiere vender este edificio la empresa de transportes. Primero fueron 11 millones de euros que vendrían a paliar la situación delicada de las cuentas de la empresa. Desierto el concurso inicial se produce una negociación encabezada por el anterior Gerente, Carlos Arizaga que encuentra a este grupo inversor y acuerda cerrar el trato por 9 millones y medio.

El edificio, en riesgo de ruina, tendría que ser demolido –un millón de euros, según Citygrove-, costeada la licencia para ello y abonada una fianza para garantizar la operación de 125.000 euros. Firmados los contratos, demolido el edificio y pagada la fianza, Citygrove dice que no le salen las cuentas y que prefiere “perder” lo ya gastado antes que pagar 9,5 millones por la operación. Raro ¿no? Perder casi un millón y medio e irse de rositas, dejando un solar en plena milla de oro, listo para cualquier proyecto…

TUSSAM, forzada por querer vender rebaja brutalmente el precio de la operación. Nueva oferta, ya con el gerente del PP Manuel Torreglosa, por 6,5 millones de euros (de 11 a 6,5 ya se han rebajado 4,5 millones) y nuevo concurso público. En paralelo a los plazos del concurso se inicia una operación de rastreo que incluye hasta 25 empresas que pudieran estar interesadas por presentarse. Nadie, excepto Citygrove (curioso, ¿no?) presenta los pliegos, pero, “casualmente”, omite intencionadamente el trámite del abono de la fianza. Subsanable, se le ofrece que lo corrija y se le dan tres días para ello. Citygrove, cuando comprueba que nadie más ha optado, se frota las manos y no cumple con el pago de la fianza… para que vuelva a ser declarado desierto el concurso de los 6,5 millones.

Si se declara desierto, las reglas de la oferta y la demanda del capitalismo volverán a forzar a la baja aquel precio que empezó por 11, siguió por 9,5 y que por 6,5 nadie –excepto unos listos de tapadillo- está interesado. ¿Cuál será el límite aceptable para que Sevilla enajene una propiedad y que unos especuladores se forren a costa de dilapidar el patrimonio municipal?

Las cuentas de TUSSAM, que iban a salvarse con la venta de Diego de Riaño, siguen en vilo víctimas del capitalismo especulativo más salvaje, doctrina ideológica –por cierto- del Partido Popular. Los sevillanos, un daño colateral, y el pelotazo, para unos tiburones financieros, que juegan al Monopoly donde ganar sí o sí, con las cartas de la baraja marcadas por la avaricia.


Subscríbete al boletín digital de IU Sevilla ciudad



LOMCE Insumisión

Free business joomla templates