cabecera-tvtgnuevo

La Corrala "La Ilusión" amplía el "Parque Social de Vivienda"

Desde aquí nuestro más entusiasta de los apoyos y nuestras más sinceras felicitaciones al movimiento social contra los desahucios y por la vivienda en Sevilla. Sin duda, la falta de alternativas que supone para mucha gente el acceso a un techo digno a un precio razonable, está abriendo paso a un movimiento de ocupación que no podemos por menos que aplaudir, por su acierto en la elección de objetivos y por el alcance cada vez mayor de sus apoyos.

Efectivamente, hay en Sevilla una serie de bloques de viviendas, ociosas por largo tiempo, propiedad de bancos o de empresas inmobiliarias que, incluso ya han quebrado, que no cumplen con la función social para que sean habitadas por la gente que no tiene casa.

Y ocurre que aquí, como en otras localidades, hay centenares de miles de metros cuadrados destinados a  vivienda cerrados bajo llave cuando, en nuestra ciudad, se da la paradoja de que aquellos mismos bancos están instando lanzamientos de desahucios para que más familias vayan a la calle y aumenten sus pasivos con bienes inmuebles desocupados que, prefieren mantener vacíos, antes que fijar un alquiler social o una demora en los pagos o una quita en sus precios de compra artificialmente inflados.

Vaya al mismo tiempo nuestra condena y profunda preocupación por el episodio que supuso la detención de las personas que arroparon esta ocupación. De manera especial a Ana García, la periodista de La Sexta, que fue objeto de un ilícito ostensible cuando  se le decomisó la cámara, se le retuvo incomunicada más de 20 horas y, después, se la puso en la calle con una serie de cargos inventados. Todo por grabar a policías golpeando injustificadamente a los manifestantes y declarándose a sí mismos “La Ley soy yo”. Adiós democracia, llega la dictadura.

carga-policialEchamos de menos las condenas de quienes se escandalizaban cuando nuestra organización criticaba los excesos de algún medio y se rasgaban las vestiduras porque “atacábamos la libertad de expresión”. Ahora el silencio cobarde de algunos medios sevillanos les delata cuando, al detener a una reportera que cubre una información y cuenta los abusos policiales, ni siquiera lo denuncian como está ocurriendo a una sociedad que camina hacia la dictadura policial que mata las libertades y que no quiere testigos.

Esta sociedad atraviesa una crisis cuyas consecuencias harán saltar las costuras en muchos ámbitos sociales y ciudadanos. Al gobierno del PP sólo se le ocurre una manera de parar las movilizaciones: Detener manifestantes, reprimir la reivindicación y evitar que se cuente.


Subscríbete al boletín digital de IU Sevilla ciudad



LOMCE Insumisión

Free business joomla templates