Carta de Antonio Maíllo a la militancia

“Voy con las riendas tensas y refrenando el vuelo porque 
no es lo que importa llegar pronto y solo, sino llegar con
todos y a tiempo”

León Felipe

Sevilla, Primero de Mayo de 2016

Querida compañera,
querido compañero:

El pasado sábado, 23 de abril, celebramos un interesantísimo debate en el Consejo Andaluz que tuvo lugar en Córdoba, fruto del cual se dio un nivel de cohesión política que se reflejó en la práctica unanimidad de apoyo al informe que presentamos desde la dirección andaluza.

Como se reflejan en las conclusiones de dicho informe, IULVCA establece en este momento dos prioridades de acción política:

  • Movilización para las Marchas de la Dignidad del próximo 28 de mayo, en las que el número de  activistas de IULVCA en la organización de las mismas refleja nuestro compromiso genuino y fraternal con el espacio realmente existente de confluencia: en la calle, aspirando a PAN, TECHO, TRABAJO Y DIGNIDAD de la mayoría social.  
  • La búsqueda de una confluencia de carácter electoral para la nueva cita a las urnas del 26 de Junio. 

Somos una organización cohesionada y vertebrada en el territorio andaluz, que apoya activamente los numerosos conflictos que se extienden por Andalucía –de carácter sindical, en apoyo a las huelgas en defensa del empleo y contra despidos; en la defensa de la sanidad pública a través de variadas plataformas pro-hospitales comarcarles; de la educación pública con el seguimiento a las plataformas de familias frente a disminución de grupos escolares en centros públicos; de los servicios sociales y su movilización frente al poder creciente de las grandes empresas, que explotan obscenamente a las trabajadoras de ayuda a domicilio; del derecho a la vivienda frente a los desahucios.

Somos una organización con una extraordinaria –en cantidad y en calidad política-red institucional sostenida por miles de concejalas y concejales y 80 alcaldías que encarnan en sus gobiernos locales o en coalición prácticas de gobierno diferenciadas del bipartidismo municipal aun en un marco normativo que los intenta acotar a la gestión tecnocrática: frente a ello, sus políticas audaces y resistentes –rescate de servicios privatizados o a punto de serlo, modestos pero formidables inicios de bancas públicas locales, fortalecimiento de los servicios sociales públicos y ayuda a domicilio como fuente de empleo en sus localidades, criterios transparentes en los programas de empleo-son patrimonio y testimonio que fortalecen el proyecto de IU en su conjunto, principalmente el andaluz.

Somos una organización que se ha fortalecido siempre en su coherencia y en decidir, en los momentos complicados, desde la ética de los principios y de la convicción política frente al oportunismo o tacticismo. La política es una carrera de fondo y de eso sabe algo esta organización que a nivel federal acaba de cumplir 30 años.

Por eso nos parece oportuno compartir con vosotras y vosotros una reflexión sobre el momento que vivimos y cómo debemos gestionarlo colectivamente. En primer lugar, con mucha tranquilidad y sosiego aun sabiendo que estamos en un momento crucial. Como dice el informe del Consejo Andaluz, debemos dejarnos llevar en estos días por tres principios:

  • Principio de confianza en la dirección política que a su vez debe responder a los acuerdos que se le mandatan sin salirse de ellos. 
  • Principio de transparencia para garantizar con información oportuna y directa, sin intermediarios mediáticos, la situación del proceso de negociación de la confluencia. 
  • Principio de clarificación, a sabiendas de que tenemos clara nuestra apuesta política por una confluencia electoral y por consiguiente los esfuerzos irán encaminados a ese objetivo. 

De acuerdo al principio de confianza, pedimos prudencia y no adelantar acontecimientos. El objetivo de la dirección federal en las negociaciones de la confluencia es la diligencia en su concreción, sobre lo que ratifiquen las bases en la importantísima consulta a la que hemos sido convocados desde el 2 al 4 de mayo, ambos inclusive. Ahí decidiremos el marco de negociación sobre el que llegar a un acuerdo de base electoral. ¿Por qué es tan importante participar en esta consulta? Porque define nuestro papel en una posible confluencia, desde la defensa de los espacios que representamos y que no renunciamos a seguir haciéndolo, más bien al contrario, con la oportunidad que da esta posibilidad de acuerdo entre fuerzas que apuestan por la ruptura democrática, y que la presencia de IU garantiza y blinda.

La transparencia necesaria debe combinarse en un proceso de negociación con discreción mientras no se den resultados, pero explicarlos con todo detalle cuando se produzcan los acuerdos. Hay mucho interés, lógicamente, en saber de las dificultades y los avances, pero no hay mayor rigor que explicar las cosas cuando se hayan producido, sin interferencias o ruidos que las dificulten. A día de hoy hay negociación, pero no acuerdo. Si este se consigue no estaremos ante una repetición de elecciones, sino ante elecciones nuevas con un nuevo sujeto electoral.

A nivel andaluz celebraremos una Comisión ejecutiva esta semana para abordar las candidaturas, que deberán tener una dimensión de proyecto integrado territorialmente y estar preparadas para una negociación posterior en caso de acuerdo.

Afortunadamente creemos que nadie duda de las intenciones políticas en estos momentos: esa clarificación es fundamental para no llevarnos a engaño ni que se construyan –a veces con la mejor voluntad-o anuncien apocalipsis sobre nuestra organización, que goza de una extraordinaria salud y ahora más, cuando puede llevar a efecto lo que, no hace seis meses, sino desde 2008 pretendió ejecutar con mayor o voluntad, con mayor o menor acierto.

Estamos en un momento de ilusión, donde los tiempos políticos son rapidísimos y volubles –acordaos de 2015 y el contexto durísimo en que afrontamos las diversas convocatorias electorales, y comparadlo con las expectativas ascendentes en que nos encontramos ahora-, y en atención a ello debemos ser honestos y responsables con lo que se juega la clase trabajadora enAndalucía en este momento.

Y como siempre, cuando de decisiones importantes se trata –y esta lo es, y mucho-será la militancia con las y los simpatizantes quienes tengan la última palabra, que por cierto no es la última porque nos quedan más palabras –y luchas-que llevar a cabo.

Un fuerte y fraternal abrazo,
Antonio Maíllo
Coord. Gral. IULVCA

Free business joomla templates