3 años perdidos para Sevilla

 

Videos de la presentación del balance

 

1- Tres años perdidos y en blanco para Sevilla

Este 22 de mayo se han cumplido tres años de la aplastante victoria del Partido Popular en las pasadas elecciones municipales en Sevilla. Aquel resultado, que generó importantes expectativas en amplios sectores de la población, significó, en cambio, el inicio de un periodo muy negativo para la ciudad, que hasta la fecha se ha traducido en un claro empeoramiento de las condiciones de vida de la mayoría de los sevillanos y en un retroceso histórico en términos sociales, económicos, medioambientales, culturales e incluso democráticos.      

Tres años después de que Juan Ignacio Zoido se convirtiese en el nuevo alcalde de la capital hispalense, se confirma que la ciudad no levanta cabeza. El tan pregonado cambio y las mejoras que nos vendieron no han visto la luz. Por el contrario, la gestión del PP ha estado marcada por la destrucción de empleo, el desmantelamiento de los servicios públicos y el incumplimiento de las promesas con las que logró ganar las elecciones.  

Sevilla cuenta en la actualidad con casi 13.000 parados más que cuando Zoido (quien se autotituló el alcalde del empleo) tomó posesión de su cargo. En este tiempo, además, se han agravado los problemas de vivienda y han aumentado la pobreza y la exclusión social en nuestra ciudad. Pero ninguno de estos dramas ha merecido la atención de un Gobierno local, que se empeña en permanecer cruzado de brazos ante la situación de emergencia social que vivimos. 

destacado1Entretanto, el abandono de los barrios es cada vez más palpable y generalizado. La sensación de que “hemos sido estafados” cunde entre la ciudadanía conforme pasan los días. Y es que basta con hacer un mero repaso al programa con que Zoido se presentó a las elecciones para constatar que su gobierno no ha llevado a cabo ni la mínima parte de sus compromisos.

En estos tres años, Zoido no sólo no ha sido capaz de materializar ninguno de los proyectos-estrellas proclamados en campaña (nuevos aparcamientos, líneas de Metro, 1.000 viviendas al año, instalaciones deportivas, parques de bomberos, centros cívicos y educativos, Policía de barrio...), sino que tampoco ha conseguido que la ciudad funcione como el reloj suizo que prometió.    

La micropolítica de Zoido hace aguas por todas partes en la actualidad, porque su gobierno ha recortado notablemente las inversiones y servicios municipales en los barrios, lo que suscita cada vez más quejas de entidades sociales y vecinales, que se sienten defraudadas con la política del PP.   

Nunca antes un alcalde había cosechado tanto descontento e insatisfacción en tan poco tiempo. Y esta percepción es corroborada por los distintos barómetros socioeconómicos que la Fundación Antares viene realizando semestralmente para medir la opinión de la ciudad sobre cómo estamos, qué nos preocupa y cómo valoramos la respuesta que desde el Ayuntamiento se da a las necesidades de Sevilla.

El último de estos trabajos, de enero de 2014, ofrecía muestras evidentes del grado de estancamiento y parálisis que sufre la capital hispalense, pero también del pesimismo y la decepción que se ha instalado entre la población con respecto a Zoido. De hecho, casi el 80% de los encuestados consideraba que la situación en Sevilla está igual o ha empeorado en este último año. Y mientras esto sucede, el alcalde sigue abdicando de sus responsabilidades y dejando a su suerte a la ciudad que le eligió para que arreglase sus problemas. 

Por mucho que la propaganda del PP se empecine en negar la mayor, la realidad es que Sevilla ni está mejor que antes, ni tiene perspectivas claras de futuro. No sólo no se sabe bien hacia dónde camina, sino que en muchos aspectos está retrocediendo a marchas forzadas.

La anunciada reactivación económica no llega porque Zoido ha priorizado los recortes, la voracidad recaudatoria y la reducción del gasto público por encima de los dos principales problemas de los sevillanos: el paro y la vivienda.

Pese a que la ciudad padece cotas históricas de desempleo, con casi 90.000 personas afectadas, el alcalde ha sido incapaz de sacar adelante la más mínima iniciativa, ha renunciado a las políticas formativas y ni siquiera ha podido articular un frente común con los agentes sociales y económicos para abordar esta lacra de manera conjunta y coordinada.

Y en materia de vivienda, el balance no puede ser más desalentador, pues Zoido no sólo no ha hecho ninguna de las VPO que prometió, sino que incomprensiblemente mantiene más de 500 pisos municipales vacíos, al tiempo que se muestra insensible ante el drama de los desahucios y la imposibilidad de muchas familias de poder afrontar sus alquileres o hipotecas. 

relojEn estos tres años además, Zoido ha enterrado la participación ciudadana; se ha desentendido de las políticas de movilidad y sostenibilidad que el Gobierno municipal anterior supo, con gran acierto, implantar y desarrollar en la ciudad; ha emprendido la privatización del deporte de base sevillano, en detrimento del interés general y de los desfavorecidos; y ha suprimido la cooperación y las acciones de solidaridad con los más necesitados.  

Por ello, de cara a la ciudadanía, al PP no le queda más remedio que buscar a la desesperada culpables externos para tratar de justificar tanta inacción, mentiras, recortes e incumplimientos. Pero lo cierto es que, a estas alturas, cada vez son más los sevillanos hastiados de ese discurso frívolo e infantiloide de Zoido, que consiste en echarle la culpa de todo lo malo que ocurre en Sevilla a la herencia recibida o a la Junta de Andalucía. 

Tres años después del arrollador triunfo electoral del PP, estas excusas ya no surten el efecto deseado. Muy al contrario, generan hartazgo y frustración entre una gran parte de la población. Porque 36 meses en el gobierno municipal de la cuarta ciudad más importante de España dan para mucho más que para seguir haciéndole oposición a la oposición. La realidad se impone y nos revela que éste ha sido, sin duda, un trienio perdido y en blanco para Sevilla.

 

2- Con más paro y sin visos de recuperación

Cuando Juan Ignacio Zoido tomó posesión como alcalde, en junio de 2011, se encontró con una ciudad que tenía 76.689 parados inscritos en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE). Tres años después, la cifra de afectados por el que es el principal problema de los sevillanos se eleva ya a 89.570.


El desempleo, por tanto, ha aumentado en lo que va de mandato en 12.881 personas, lo que implica una subida del 14,4%. Con todo, la diferencia podría haber sido aún más abultada, de no ser por la bajada coyuntural del paro registrada en abril (2.355 desempleados menos) y que fue consecuencia, fundamentalmente, del efecto de la Semana Santa y de su tirón turístico.

Con estos datos tan preocupantes sobre la mesa, cuesta trabajo creer que quien, en la oposición y en campaña electoral, se autoproclamó tantas veces el alcalde del empleo, ahora se lave las manos ante este drama, esgrimiendo para ello una supuesta falta de competencias de la que, desde luego, no se decía nada en su programa electoral.

En su contrato con los ciudadanos, Zoido se comprometía, en cambio, a buscar soluciones y a impulsar nuevas iniciativas para reducir el paro. Pero, hasta el día de hoy, no sólo se ha negado a asumir el protagonismo que le corresponde al respecto como alcalde, sino que tampoco ha tomado ninguna decisión propia como Ayuntamiento para resolver una lacra que va a más.

En estos tres años de mandato, IU ha realizado numerosas propuestas dirigidas a combatir o, al menos a paliar, esta grave hemorragia laboral. Así, entre otras cosas, hemos reclamado la puesta en marcha de un Plan de choque orientado a la contratación de parados de larga duración y sin prestaciones de ningún tipo; hemos solicitado que el superávit municipal se destine a inversiones generadoras de empleo; hemos pedido un impulso a la Oficina de Planificación Estratégica; hemos demandado al alcalde que convoque a los agentes económicos, sociales y ciudadanos para acordar medidas que reviertan esta difícil situación...

Sin embargo, ante cada propuesta de IU, la respuesta del Gobierno local del PP siempre ha sido la misma: la indiferencia, cuando no el simple desprecio.

destacado2Llegados a este punto, hay que aclarar que Zoido no sólo es responsable del aumento del paro por omisión, también lo es por su propia acción. Y ostenta el dudoso honor de haberse convertido en el empleador público que más puestos de trabajo ha destruido en Sevilla a lo largo de estos tres años.

Ya sea con la excusa de cumplir el plan de ajuste que nos impuso en abril de 2012 –y que lastra desde entonces nuestras arcas municipales-, ya sea con el pretexto de ajustarse a la reforma local aprobada en solitario por el PP, lo cierto es que el Gobierno de Zoido ha consumado en este trienio un sinfín de despidos y recortes laborales; ha menguado, cuando no suprimido directamente, programas de empleo y servicios sociales; ha desmantelado el CREA (Centro de Recursos Empresariales Avanzados); y ha llevado a cabo, además, la privatización o el cierre de varias empresas municipales.

Sólo en la plantilla del Ayuntamiento, el alcalde ha amortizado hasta ahora cerca de 900 plazas por la vía de no cubrir bajas, de no renovar contratos o de reducir la jornada laboral. Mientras tanto, la aplicación de la reforma local del PP está significando ya despidos y mermando seriamente la prestación de servicios municipales básicos y esenciales como, por ejemplo, los relativos a la formación y al fomento del empleo o la atención a la dependencia.

Igualmente, peligran, entre otros, los servicios vinculados a la educación, las políticas de igualdad y mujer, consumo, ayuda a domicilio o juventud.

En este sentido, ha resultado bastante escandaloso la no renovación por parte del Ayuntamiento de varios programas de empleo fundamentales para la inserción laboral como el Andalucía Orienta o el EPES.

Hay que precisar que el Gobierno local del PP contaba con el apoyo financiero de la Junta de Andalucía y con la consignación presupuestaria necesaria para poner en marcha dichos proyectos este año, pero, inexplicablemente, a última hora ha optado por no hacerlo.

Sólo esta decisión ha supuesto que más de 40 trabajadores se vayan al paro y que, de la noche a la mañana, deje de atenderse a los miles de sevillanos desempleados que venían haciendo uso de estos recursos municipales en los barrios más desfavorecidos de la ciudad.

En la Sevilla de los cerca de 90.000 parados Zoido se permite el lujo de desaprovechar, sin motivo alguno, fondos millonarios para la inserción laboral procedentes de otras administraciones, demostrando así que la lucha contra el desempleo no figura, ni de lejos, entre sus prioridades.

Al margen de esto, el programa oculto del PP para la ciudad incluía también el desmantelamiento de las empresas públicas.

conflictoPrimero se cerró Sevilla Global, mandándose al paro a 50 trabajadores y suprimiéndose un instrumento útil y eficaz para favorecer el desarrollo local; luego se liquidó Giralda tv, dejándose en la estacada a otro medio centenar de profesionales; y en este tercer año de mandato le ha tocado el turno a Mercasevilla, cuya privatización ha significado la destrucción de 129 empleos y la externalización de los servicios de limpieza y mantenimiento. Esta última medida ha traído consigo, además, la precarización de los pocos trabajadores que habían sido subrogados. Buena prueba de ello es la huelga que estos días están secundando contra el deterioro de sus condiciones laborales.

Y cuanto más se ceba el drama del paro con la población de Sevilla, un mes tras otro, más se evidencia también la falta de iniciativas y de proyectos del PP y de un alcalde que, a día de hoy, se empeña en aferrarse a un modelo económico agotado y que no da más de sí (el de más bares, oficinas y centros comerciales), mientras espera, con imperturbable resignación, a que la situación económica mejore algún día por sí sola o por la acción de otros.


3- Presupuestos que no sirven para la reactivación económica

Tampoco ayudan a salir de la atonía reinante los sucesivos presupuestos aprobados por el PP en el Ayuntamiento, al tratarse de cuentas completamente ajenas a la realidad que atraviesa la ciudad y que no resuelven los grandes problemas y necesidades de los sevillanos.

En vez de poner el presupuesto al servicio de la generación de empleo y de la lucha por la equidad y la justicia social, en estos años Zoido ha preferido apostar por los recortes, el control del gasto público y la renuncia a intervenir desde el ámbito municipal para reactivar la economía. El resultado, inevitablemente, ha sido una Sevilla con más desempleo, con peores servicios públicos, con más desigualdades y con más pobreza y exclusión social.

destacado3Llama también la atención el uso que hace el actual Gobierno local de los reconocimientos de crédito y de las modificaciones presupuestarias, un método que el PP criticaba con ardor en la oposición, calificándolo de “fraude” y “escándalo financiero”, y al que ahora recurre constantemente pleno tras pleno.

Pero, si con su política presupuestaria el PP ha desterrado cualquier posibilidad de recuperación en la ciudad, sus medidas fiscales han supuesto la puntilla definitiva para las economías de bastantes familias sevillanas y también para muchos pequeños empresarios.

No es casual que la capital hispalense acaparase en 2013 el 40% de la destrucción de las empresas andaluzas -cuando debería de ser el motor de la comunidad autónoma-, lo que, por otro lado, se tradujo en la pérdida de 27.511 empleos (alrededor del 30% del total).

Sea como fuere, en estos tres años, el Gobierno de Zoido ha hecho gala de una voracidad recaudatoria desorbitada, que se ha reflejado en el incremento sustancial de la mayoría de tasas y precios públicos y en la creación de nuevas figuras impositivas.

Sólo ahora el PP anuncia que va a bajar algunos impuestos. Pero esta medida tiene mucho de electoral y, sobre todo, de trilerismo fiscal, ya que su aprobación no sería posible si en 2012 y 2013 no se hubieran aplicado esos espectaculares subidones que tanto daño han hecho al bolsillo del sevillano.

Desde IU hemos tratado de reconducir estas ordenanzas fiscales presentando, cada año, una batería de alegaciones. Con ellas hemos pretendido introducir criterios de redistribución de renta (que pague más quien más tiene) para proteger a aquellas familias que peor lo están pasando por la crisis y, a su vez, obtener los recursos imprescindibles que garanticen unos servicios públicos dignos y de calidad. Pero, un ejercicio tras otro, nuestras propuestas han caído en saco roto porque el Gobierno del PP las ha rechazado.

destacado4Del mismo modo, este último año hemos vuelto a comprobar que el afán recaudatorio de Zoido no tiene límites. Y si no, ¿a qué viene aumentar, sin ningún consenso ciudadano, hasta en un 77% las plazas de zona azul? ¿O cómo se explica su empeño por cobrar la tasa de la basura hasta a los locales vacíos de la ciudad, que no generan ningún tipo de actividad o residuo? ¿O a qué se debe tanta proliferación de veladores en nuestras calles y plazas obstaculizando la movilidad de los sevillanos? 

Ejemplos de este tipo nos revelan cómo ya no queda nada de aquel alcalde que iba a bajar los impuestos. De hecho, si se analizan en conjunto estos tres años, se observa claramente un aumento desproporcionado de la presión fiscal que, en definitiva, sólo ha servido para asfixiar más a los ciudadanos.


4- Un gobierno cruzado de brazos ante el drama de la vivienda

Si por algo se ha caracterizado la política de vivienda de Zoido hasta la fecha ha sido por la inacción, por la indolencia y por la incapacidad a la hora de hacer frente a la gravísima situación de emergencia habitacional en la que actualmente se encuentran muchas familias sevillanas.

Desde que el PP entró en el Gobierno municipal ha ido desmantelando progresivamente todos los instrumentos que Izquierda Unida impulsó en el anterior mandato y que garantizaban la vivienda como un derecho y no como un negocio. Cabe destacar, en este sentido, la supresión de OTAINSA (oficina de atención a los inquilinos en situación de abuso) o la reducción de pisos sociales argumentándose, en plena crisis habitacional, que había suficientes viviendas de este tipo para atender la demanda existente.

destacado5Especialmente preocupante resulta la intención del PP de liquidar la empresa municipal Emvisesa, a la que cada año recorta más recursos y personal, justo ahora que se necesita más que nunca una herramienta de este tenor para abordar los problemas de vivienda que hay en la ciudad.  

A finales de 2011, el equipo de Zoido derogaba el Plan Municipal de Vivienda sin haber ofrecido en estos tres años ninguna alternativa al mismo. En este tiempo, el alcalde ha permanecido completamente al margen de un drama que afecta a muchísimos sevillanos y ha llegado incluso a paralizar la adjudicación de viviendas sociales para endurecer los requisitos de acceso.

Para más inri, el Gobierno local del PP mantiene más de 500 viviendas municipales vacías, a pesar de la enorme demanda de pisos sociales y de protección oficial que en estos momentos hay en la población sevillana.

Zoido se ha mostrado incapaz de gestionar el parque público de viviendas municipal y ha sido reprendido en varias ocasiones por el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, e incluso por la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, quienes le han instado a dar salida a esos pisos vacíos cuanto antes.

Esta situación ha provocado que familias sin recursos empiecen, cada vez más, a plantearse la ocupación de estas viviendas municipales deshabitadas como única solución a su problema habitacional.

Los hechos ocurridos a principios de este año en la barriada de Nuevo Amate, donde varias personas protagonizaron la ocupación de distintos pisos vacíos de Emvisesa, ha vuelto a poner de relieve la injusticia que supone que haya tantas casas sin gentes y tantas gentes sin casas. Y ha evidenciado también la necesidad de agilizar la adjudicación de las viviendas municipales que, incomprensiblemente, a día de hoy permanecen deshabitadas.

Por otro lado, de las 1000 Viviendas de Protección Oficial (VPO) prometidas al año nada se sabe, ya que el PP ha decidido vender suelo libre a costa de perder terreno para construir este tipo de pisos.

El argumento de que el Ayuntamiento no contaba con espacio suficiente para edificar vivienda protegida se ha revelado falso. La realidad es que Zoido se ha empecinado en deshacerse de todo el suelo disponible para este uso, como se ha demostrado, por ejemplo, con el proceso iniciado por Urbanismo para vender el inmueble ubicado en la plaza de la Encarnación 5 y 6.

destacado6Como se recordará, este edificio había sido expropiado por el anterior Gobierno local para destinarlo a viviendas sociales. Pero el PP prefiere ahora entregarlo al mejor postor y hacer caja con esta operación, que probablemente se saldará con la construcción allí de un hotel o de locales comerciales.

Otra de las promesas del alcalde que se ha convertido en humo ha sido la de reducir el alquiler a los inquilinos de Emvisesa. Esta medida, que fue  vendida a bombo y platillo, se ha quedado en algo meramente anecdótico, sin llegar a cubrir la gran parte de las necesidades y de las demandas familiares.

Hay que decir también que durante todos los Plenos municipales de estos años, el PP ha votado en contra de las mociones presentadas por IU para garantizar el derecho a un techo digno, evidenciando una insensibilidad extrema ante la actual situación de emergencia.

El Gobierno de Zoido ha ido rechazando, una detrás de otra, todas las propuestas que desde nuestro grupo hemos formulado con el fin de favorecer el alquiler social, la adjudicación de viviendas públicas vacías a colectivos vulnerables, la atención directa a los desahuciados, la paralización de los desahucios, impuestos a los pisos desocupados en manos de la banca…

Del mismo modo, seguimos esperando respuesta a nuestra petición de que se convoque un Pleno extraordinario sobre vivienda para debatir en profundidad la situación de emergencia habitacional existente y acordar medidas que desde el ámbito local contribuyan a paliar este problema.

corralaPor último, la inhumanidad del PP ante el drama de los desahucios ha quedado patente en el caso de la Corrala Utopía, un colectivo integrado por decenas de familias en riesgo de exclusión a las que ha estado negando sistemáticamente los mínimos vitales durante dos años, pese a sus promesas.

Tras el desalojo de la Corrala, Zoido y su equipo de gobierno juegan ahora, por intereses partidistas, a la confrontación con la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía y a marear la perdiz, entorpeciendo la elaboración de los informes sociales y confundiendo interesadamente entre realojo temporal  y adjudicación.

En definitiva, en estos tres años hemos tenido a un Gobierno local de espaldas al problema de la vivienda, que ha desmantelado la empresa municipal Emvisesa, que ha destruido las políticas anteriores por mero revanchismo y que ha estado cruzado de brazos ante el drama de los desahucios.


5- A vueltas con la cultura del pelotazo y la especulación urbanística

En este tercer año de mandato, el PP ha acelerado e intensificado su ofensiva destinada a subvertir el PGOU vigente y a recuperar la práctica del urbanismo especulativo con el fin de favorecer el negocio particular frente al interés general de la ciudad y de los sevillanos.

Un paso más en esta hoja de ruta lo constituye, sin duda, el proyecto del Gobierno de Zoido de constituir un comité técnico, conformado por “expertos”, al que se ha encomendado la tarea de “actualizar” un planeamiento urbano que, cabe recordar, fue ampliamente participado y consensuado con la sociedad civil y que no está ni mucho menos amortizado, como se empeña en pregonar el PP.

Lo que hay detrás de este invento del comité de sabios, por tanto, no es más que el afán de Zoido por revestir de una falsa legitimidad muchas de las operaciones urbanísticas que se empeña en realizar sin respaldo legal ni ciudadano (aparcamiento subterráneo en la Alameda, gran superficie comercial en la Gavidia...) y que, de llevarse a cabo, significarán una reversión del modelo de ciudad sostenible y habitable que hasta ahora garantizaba el PGOU.

El acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento y Altadis para recalificar los terrenos de la antigua fábrica de tabacos en Los Remedios representa un ejemplo muy acabado de cuál es el modelo de ciudad que el PP propugna para Sevilla: el del pelotazo y el urbanismo a la carta.

destacado7Este caso ha puesto, nuevamente, al desnudo, las mentiras de un alcalde que sigue perdiendo credibilidad a raudales. Y es que el convenio suscrito no sólo resulta escandalosamente ventajoso para la multinacional, sino que dista bastante de lo que el alcalde prometió en la oposición y en campaña con respecto a estos suelos. Así, Zoido ha pasado de decir que Altadis “no se llevará ni un duro de aquí” y de amagar incluso con la expropiación a regalarle más de 31.000 metros cuadrados de edificabilidad para generar plusvalías.

Con la operación de Altadis, el PP pretende premiar a una multinacional que, aún obteniendo beneficios, decidió marcharse de la ciudad, destruyendo centenares de puestos de trabajo y desmantelando una parte importante de nuestro tejido industrial.

Para colmo, el proyecto anunciado por Zoido no aporta nada nuevo a Sevilla, ya que se vuelve a recurrir a un modelo económico superado y que no da más de sí (grandes superficies comerciales, bares y oficinas), desaprovechándose en la práctica una gran oportunidad para hacer algo distinto en beneficio de todos.    

Frente a esta concepción cortoplacista y especulativa del PP, IU aboga por la instalación en estos terrenos de una plataforma urbana integrada por empresas vinculadas a la innovación, a las nuevas tecnologías y a la sociedad de la información, que generen empleo estable y de calidad. Se trata, sencillamente, de apostar por los sectores del futuro sobre los que hoy se levanta el desarrollo de las ciudades y no por un modelo de crecimiento del pasado, agotado y caduco.

Por otro lado, en este tercer año de mandato, Zoido ha continuado avanzando en los trámites para recalificar el PGOU y así favorecer la construcción de una gran superficie comercial en la Gavidia y aparcamientos rotatorios en el Casco Histórico, empezando por un parking subterráneo en plena Alameda.

Ni el rechazo vecinal que suscitan estos proyectos, ni la evidente ilegalidad de los mismos, han impedido que el PP siga obcecado con sacarlos adelante. Desde IU nos hemos opuesto desde un principio a estas actuaciones, ya que no responden al interés general de los sevillanos, sino a las ansias lucrativas de un sector comercial muy específico de la ciudad.   

Con todo, cada vez parece más claro que lo único que Zoido busca con estas iniciativas, contrarias al PGOU, es la confrontación con la Junta de Andalucía. Y es que, tal y como están concebidas, va a ser imposible que la Administración autonómica las apruebe, lo que permitirá al PP seguir explotando el discurso, tan victimista como falaz, de que la Junta le boicotea y es la única responsable de la parálisis de la ciudad. 

Algo similar ocurre con el nuevo puente para el tráfico rodado que el Gobierno de Zoido se ha propuesto construir al sur de la isla de La Cartuja.

Esta infraestructura, de cuatro carriles de circulación (dos por cada sentido),  a buen seguro que congestionará de coches la avenida de Torneo y sus  alrededores. De ahí que nuestra fuerza política haya presentado varias alegaciones contra esta nueva y disparatada modificación del PGOU.

En Izquierda Unida entendemos que el argumento esgrimido por el PP de que el puente es necesario para garantizar la movilidad ante la futura apertura de la Torre Pelli es sólo una excusa para no abordar otras soluciones, que son menos dañinas para el entorno y que sí están recogidas en el PGOU.

Entre estas alternativas destacan, por ejemplo, la extensión del metrocentro a Plaza de Armas; la ejecución de nuevas pasarelas peatonales asociadas a sendos aparcamientos rotatorios en La Cartuja; o la construcción de otros dos puentes situados al norte de los ya existentes en el Alamillo y la Barqueta.

En cualquier caso, la polémica provocada por el Ayuntamiento a cuenta de este proyecto sólo es una muestra más del empecinamiento de Zoido por aplicar una política desfasada y obsoleta en materia de movilidad, consistente en promover la entrada de más y más coches en el Casco Histórico, sin importar que ello conlleve aparejado el colapso del tráfico, el aumento de la contaminación y el empeoramiento de la calidad de vida de los vecinos.

destacado8En anteriores balances hemos hecho referencia, de manera pormenorizada, a los significativos retrocesos que la ciudad ha venido experimentando en este ámbito desde que el PP asumió la Alcaldía: derogación del Plan Centro sin alternativas, desmantelamiento de las políticas de fomento de la bici...

Pues bien, a dicho listado hay que añadir este año la aprobación inicial de una Ordenanza de Circulación, que no de movilidad, diseñada sin ningún tipo de consenso con el sector y que otorga prevalencia al vehículo privado sobre el peatón y los ciclistas. Esta normativa no parece, por tanto, que vaya a mejorar la movilidad en la ciudad, sino más bien a agravar los problemas ya existentes y a dificultar la convivencia entre los distintos colectivos.

Por último, hay que lamentar nuevamente la renuncia del PP a impulsar políticas en favor de la bicicleta. Tres años después de su llegada a la Alcaldía, Zoido continúa desperdiciando el gran legado que el Gobierno local anterior le dejó y que, por otro lado, le ha valido a la ciudad multitud de reconocimientos, tanto a nivel nacional como internacional.  

En este tercer año, el Gobierno local del PP ha seguido desentendiéndose de este tema. A la falta de políticas encaminadas a promocionar el uso de este medio de transporte saludable, hay que sumar el desinterés municipal por mantener en condiciones óptimas el servicio público de Sevici o por ampliar y conservar la red de carriles bicis implantada en su día por Izquierda Unida.

Todo ello ha motivado que el auge de Sevilla en materia ciclista se haya visto frenado en los últimos meses, como se recoge en el último informe realizado por Sibus (Sistema Integral de la Bicicleta de la Universidad de Sevilla). En este trabajo se señala, además, que dicho estancamiento se debe fundamentalmente a la "inexistencia" de un Plan de la Bicicleta, tras la eliminación del que había en el anterior mandato.

En definitiva, año tras año, se vuelve a constatar que el PP no tiene ningún modelo de movilidad para la ciudad de Sevilla que vaya más allá del revanchismo y de los bandazos en función de las exigencias de determinados grupos de presión.

Urge, por tanto, la conformación de una amplia alianza ciudadana que, a través de la movilización y la lucha en el frente social y en el institucional, sea capaz de evitar la regresión que sufrimos en términos urbanísticos y de sostenibilidad.


6- El fin del deporte de base: del derecho al negocio

El alcalde que iba a defender el deporte de base en Sevilla ha sido, sin embargo, quien está promoviendo su privatización para hacer negocio a costa de los programas y del uso de las instalaciones municipales. Si bien es verdad que esta ofensiva no se ha detenido desde el inicio del mandato, lo cierto es que en este tercer año se ha agudizado sustancialmente.

Tras suprimir programas deportivos básicos como las Marchas en Bici, los Circuitos de Paseo o Senderismo y Multiaventura, el PP pasó a privatizar las Escuelas Deportivas Municipales, los Campus Deportivos, las Carreras Populares y otras pruebas de reconocido prestigio, como el Maratón o la Nocturna del Guadalquivir.

Pero el Gobierno de Zoido ha ido todavía más allá, al entregar también a manos privadas los centros deportivos públicos de la ciudad.

Primero se han privatizado la gestión, los servicios y los suministros de todas las grandes instalaciones y pabellones polideportivos que eran administrados desde el IMD. Y, a continuación, han salido a concurso las tres piscinas municipales sevillanas más importantes (Fundición, San Jerónimo y Los Mares), a pesar al rechazo de usuarios y trabajadores, que no han dejado de movilizarse contra este desmantelamiento del sistema deportivo público de la ciudad.

Instalaciones modernas y punteras que fueron costeadas con el dinero de los sevillanos pasarán, a partir de ahora, a ser gestionadas por empresas privadas que, obviamente, primarán los criterios de rentabilidad económica por encima de la promoción del deporte de base, la cohesión social o la educación en valores.

Las consecuencias de este cambio de modelo no tardarán, pues en aparecer, en forma de subida de tarifas, deterioro de las condiciones laborales de los trabajadores y empeoramiento de la calidad de los servicios.

Pero la voracidad privatizadora de Zoido no tiene límites y, en este último año de mandato, ha alcanzado también a las instalaciones municipales básicas que hasta ahora venían siendo gestionadas, de forma participativa y sin ánimo de lucro, por Juntas Rectoras de las entidades deportivas de los barrios.

El modelo de las concesiones administrativas obligará a los adjudicatarios a asumir en lo sucesivo las inversiones y todos los gastos de suministros y de mantenimiento que requieren las instalaciones y que hasta el momento eran afrontados por el IMD. De ahí que a los nuevos titulares no les vaya a quedar más remedio que aplicar importantes incrementos en las tarifas para poder soportar los costes de gestión de los centros.

Esta situación supondrá, inevitablemente, la expulsión del deporte de base de miles de personas, la mayoría de ellas niños y jóvenes, que no podrán hacer uso de estas instalaciones por motivos económicos.

Hay que indicar, además, que este proceso de privatización vuelve a sacar a la luz el programa oculto del PP y el fraude que representa el señor Zoido, quien nunca mencionó sus planes para el IMD en la oposición ni en campaña.

deportePor otro lado, la ausencia de mantenimiento y el abandono de las instalaciones son otras de las marcas de la casa de la gestión del PP en materia deportiva. Y si no que se lo pregunten, por ejemplo, a los usuarios del centro del Tiro de Línea donde ha transcurrido más de año y medio desde que un vendaval arrancó la cubierta de la piscina y ésta sigue sin reponerse.

Durante todo este tiempo el Gobierno de Zoido se ha dedicado a prometer diversas actuaciones de mejora en esta instalación, pero hasta el momento no ha hecho nada por solucionar el problema y sigue sin ofrecer una fecha para la reapertura definitiva de esta piscina –hasta ahora- municipal.

En el marco de esta agresión permanente del PP al deporte de base hay que situar también la falta de apoyo a muchas entidades y asociaciones, que se han visto obligadas a arrojar la toalla y a cesar su actividad.

Especialmente grave, en este sentido, es el maltrato que han venido sufriendo los clubes de piragüismo afectados por la próxima construcción del Centro de Atención Integral al Visitante, en los Bajos de Marqués del Contadero. Y es que, en estos tres años, el PP sólo ha sabido emplear contra sus responsables el método de la coacción y la amenaza del desalojo.

Por otro lado, el Gobierno de Zoido no ha construido ninguna de las instalaciones prometidas en campaña, limitándose a vivir de la “herencia recibida” e inaugurando sólo dos centros deportivos que fueron proyectados, licitados y adjudicados durante el mandato anterior.

La práctica deportiva experimentó un espectacular crecimiento en los últimos años en nuestra ciudad, situándose por encima de la media andaluza y española. Ahora, el PP ha convertido la mentira en el núcleo de su acción deportiva y su política está deteriorando, de forma muy alarmante e irreversible, el deporte de base sevillano.

 

7- El Ayuntamiento con Zoido: retrocesos en transparencia, austeridad y democracia

El autotitulado “alcalde de la luz y los taquígrafos” se ha convertido en el de la opacidad. Nos encontramos ante un Gobierno municipal que no responde en tiempo y forma a las preguntas de la oposición, dificultando su labor dentro del Ayuntamiento.

Durante este último año, Zoido ha vendido a bombo y platillo un portal web de transparencia, pero esta iniciativa no es más que una simple recopilación de documentos con gráficas y cifras, algo a lo que además le obliga la ley. Se trata, pues, de una operación de puro márketing sin más.

Por otro lado, ha tenido que ser la justicia la que fuerce al alcalde de la transparencia a ser transparente, condenando al Gobierno de Zoido por “falta de transparencia” y por vulnerar el reglamento y la Constitución Española, al negar a la oposición información de los distritos.

destacado9La propia organización Observatorio de la Transparencia Internacional demuestra la falta de transparencia del Ayuntamiento, que ha pasado de ser el séptimo más transparente en un ranking de 110 municipios españoles, con el anterior Gobierno, a despeñarse hasta el puesto 80 en la clasificación.

El que iba a ser el alcalde del consenso y de la transparencia ha impuesto las “miniactas” de los Plenos del Ayuntamiento sin posibilidad de debate, obligando a escuchar horas y horas de intervenciones en audio para encontrar lo que se quiera buscar en cada momento. Un retroceso más en democracia y en transparencia de la mano del Partido Popular.

A principios del verano pasado, saltó a la luz también el escándalo de los sobresueldos de Zoido y se vivió un esperpéntico cruce de declaraciones contradictorias al respecto: primero el alcalde afirmó que nunca había cobrado esas cantidades al margen de sus retribuciones, para luego desdecirse, cuando la prensa lo probó, y admitir haberlas recibido y tributado como profesional, mientras desde el PP seguían negando la mayor.

El caso es que este asunto ha tirado por tierra, definitivamente, la imagen idílica que ante la opinión pública Zoido había conseguido granjearse a base de ingentes dosis de propaganda y de reiteradas campañas de autobombo.

La credibilidad del alcalde está por los suelos desde que se sabe que, hasta hace muy poco, percibía y ocultaba a la ciudadanía un generoso sobresueldo de su partido, a razón de más de 2.000 euros mensuales, al mismo tiempo que alardeaba de austeridad, despedía trabajadores, privatizaba empresas públicas y aplicaba recortes de todo tipo en las plantillas municipales.

Lo peor de todo es que, un año después de que saltara el escándalo, aún estamos esperando que el alcalde se disculpe ante los ciudadanos o dé algún tipo de explicación sobre un comportamiento tan reprobable a nivel ético y político, amén de las dudas que también suscita desde el punto de vista legal

Tampoco se ha aclarado hasta ahora el presunto fraude que el delegado del Distrito Norte, Juan García Camacho, podría haber estado cometiendo a cuenta del uso supuestamente irregular de una VPO, que en 2005 le fue adjudicada por Emvisesa.

He ahí otro escándalo más de este Gobierno, que ha sido abordado con oscurantismo, opacidad y el silencio cómplice del alcalde.

En otro orden de cosas, Zoido prometió un gobierno reducido y austero, y, tras tres años de mandato, nos encontramos con que su estructura actual es 97.245 euros más cara que la del anterior.

sobresAsimismo, el alcalde ha ascendido a 14 los altos cargos directivos, frente a los 12 del anterior mandato, y el número de sus cargos de confianza se ha elevado hasta los 130. En pleno proceso de reajuste salarial y recortes, ha subido un 4% el sueldo de los directivos de las empresas municipales y ha creado puestos de dirección “ad hoc” como el de subdirector del Real Alcázar de Sevilla para cumplir favores con conocidos.

La final de la Copa Davis 2011, que no iba a costar ni un euro a los sevillanos según el propio alcalde, sigue revelándose como un ejemplo del despilfarro y mala gestión del equipo de Zoido: no sólo supuso un millón de euros de déficit, sino que, años después de su celebración, continúa provocando gastos extraordinarios al Ayuntamiento.

Tampoco podemos olvidar los múltiples casos de enchufismo en  los talleres de los distritos que surgieron a principios del mandato, donde se contrataron a familiares del PP y miembros de Nuevas Generaciones, un episodio por el que no asumió ninguna responsabilidad política.

Mención aparte merece el Defensor del Ciudadano, José Barranca, quien no ha dejado de utilizar de forma partidista el cargo institucional que ostenta para favorecer los intereses del Partido Popular en la capital hispalense. Una preocupante deriva en la que se ha embarcado el responsable de este organismo, vacío de contenido y que en la actualidad funciona como un apéndice más al exclusivo servicio del PP.


8- De la participación ciudadana a la propaganda

La ciudad de Sevilla se convirtió en un referente europeo de participación gracias a la experiencia de los presupuestos participativos impulsada por Izquierda Unida en el mandato anterior.

El Gobierno de Zoido, en cambio, ha desmantelado esta herramienta que, durante el tiempo que estuvo operativa, permitió a muchos vecinos decidir sobre las inversiones municipales en sus barrios y en su ciudad. No en vano, a ella se deben, entre otras muchas actuaciones, la construcción de decenas de kilómetros de carril bici, la rehabilitación de escuelas, la apertura de muchas de las piscinas municipales que hoy se pretenden privatizar, la creación de parques y espacios públicos... y hasta una radio comunitaria (Radiópolis). 

destacado10El Partido Popular contrapone como alternativa a esta participación directa dos sitios webs. Uno de ellos, el que más presupuesto tiene, es una simple página de noticias adjudicada a un medio de comunicación afín al PP.

El alcalde Zoido ha convertido la participación en propaganda.

 La otra web, conocida como e-democracia y vendida como panacea de la participación, ha demostrado ser un mero buzón para que los vecinos hagan propuestas a las Juntas Municipales de los diferentes distritos. No hay, por tanto, debate ni decisión directa por parte de la ciudadanía, ni compromiso presupuestario alguno.

Zoido ha transformado la democracia directa y participativa de los vecinos en un simple buzón de sugerencias por Internet.

Ante esto, desde IU hemos defendido la recuperación de los instrumentos que demostraron ser útiles, innovadores y de referencia internacional. Pero nos hemos encontrado con la negativa del Gobierno municipal, que basa su rechazo en argumentos falsos como el escaso cumplimiento de las propuestas vecinales o la poca incidencia, cuando los datos ofrecen unos porcentajes de ejecución superiores al 85% y más de 20.000 participantes en las 22 asambleas que se constituyeron en los diferentes territorios.

En paralelo a esta pérdida, asistimos al deterioro democrático de las Juntas Municipales de Distrito, donde los concejales del Partido Popular cada vez ponen más trabas y cortapisas a los debates o abusan de su autoridad dirigiendo los plenos de forma arbitraria y sectaria.

Sin duda, estamos ante el vaciamiento de los objetivos y facultades de estos órganos de participación, donde se aprueban medidas que luego caen en saco roto. Son mayoría los acuerdos de las Juntas Municipales de los Distritos que no se cumplen ni son ejecutados por el Gobierno de Zoido.

Incluso nos encontramos con delegados de distrito que salen airosos de una reprobación gracias a su propio voto de calidad, permaneciendo impasibles ante el rechazo de sus vecinos.

Finalmente, hay que decir que, en estos tres años, el PP se ha caracterizado por una forma de hacer política basada en la unilateralidad y la imposición, siendo la falta de participación y de consenso social y vecinal una constante que ha acompañado a cada una de sus medidas: ordenanza de ruidos, de circulación, proyecto de la SE-35, ampliación de la zona azul...  

 

9- El alcalde que se olvida de los barrios

Zoido prometía en sus carteles electorales ser “la Sevilla que quiere a los barrios”. Pero, tres años después de su toma de posesión, ha demostrado ser la Sevilla que olvida a los barrios y se centra, exclusivamente, en la ciudad escaparate del casco histórico, dando la espalda a los territorios periféricos.

Lejos quedan ya las promesas recogidas en su programa electoral para los distritos: asfaltos antirruidos, soterramiento de cables de alta tensión, conexión a la red de metro, centros de día, polideportivos, policías de distrito…

También se ha olvidado de los grandes proyectos ofrecidos en los barrios a la ligera y sin sentido: la pista de esquí en Los Bermejales, la reurbanización de Plaza de Armas o del Paseo de Juan Carlos I, la rehabilitación de las Naves de San Jerónimo, el “Proyecto Corazón Parque Central María Luisa”, la reforma del Canal de la Ranilla, la Fábrica de Arte Elcano que prometió en los terrenos de Altadis, la renovación del Club de Remo Guadalquivir, la iniciativa “Welcome Sevilla”, como centro de bienvenida a los turistas en la estación de Santa Justa, la construcción de nuevas instalaciones deportivas a lo largo de varios distritos… Estos son sólo varios ejemplos en cada territorio que demuestran que Zoido se dedicó durante muchos años a la venta de humo.

destacado11El alcalde que quería convertir cada distrito en referente de seguridad y limpieza no sólo no ha cumplido su compromiso, sino que hoy nos encontramos con barrios cada vez más sucios y con menos mantenimiento de aceras, parques o jardines. La poda de árboles o la repoblación de alcorques vacíos son demandas continuas en las Juntas Municipales.

La limpieza viaria constituye, sin duda, una asignatura pendiente de Zoido. La propaganda municipal sobre zafarranchos y adquisición de nueva maquinaria no puede ocultar el hecho de que los barrios se encuentran más descuidados y desatendidos que nunca por Lipasam. Y esto se debe, principalmente, a los recortes que estos años se han aplicado en la plantilla y también a la implantación de un proceso de recogida de residuos selectivo, que prima al centro en detrimento de las zonas periféricas de la ciudad. 

Desde que es Zoido quien se “ocupa” de barrer la ciudad, Lipasam no ha vuelto a recibir ninguno de los reconocimientos que, con el anterior Gobierno local, solía recibir por su buen hacer, como las escobas de plata o de platino.

Asimismo, el catálogo de baches es impresionante y la dejadez del Gobierno local sobre este problema injustificable. El mantenimiento resulta escaso y los planes e inversiones anunciados al respecto no acaban de ver la luz.

El alcalde que quería a sus barrios se desentiende ahora de las losetas que están sueltas y de los socavones, muchos de los cuales, por cierto, suponen una amenaza para la seguridad de peatones, ciclistas, motos y conductores.

Por otro lado, el famoso megacontrato de parques y jardines no ha dado hasta ahora los frutos esperados. No hay más que ver el pésimo estado de conservación de las de zonas verdes de la ciudad.

Tras tres años de Gobierno de Zoido, tampoco se sabe nada de la descentralización prometida que convertiría a los distritos en “centros de decisión” con más competencias propias, más presupuestos y más funcionarios. No se les ha dado ni el protagonismo ni el poder que el PP prometió para ellos. Esa aproximación de la administración local a los ciudadanos no sólo no se ha consumado, sino que los barrios están más olvidados y abandonados que nunca por parte del Ayuntamiento.

 distritos

10- Una ciudad sin pulso y a la deriva que necesita un cambio

En su balance del segundo aniversario del triunfo electoral del PP en la ciudad, Zoido pasó del “no hemos podido hacer más” del año anterior a pedir públicamente “paciencia” a los sevillanos porque, según sus palabras, “lo mejor está todavía por llegar” en forma de “infraestructuras e instalaciones que algunos ni soñarán, pero que el alcalde sabe que son posibles y viables”.

Sin embargo, doce meses después de aquellas declaraciones, todo sigue igual o peor en Sevilla y, lo que es más grave, no se vislumbra ningún atisbo de mejoría o recuperación. La ciudad permanece atrapada en un permanente día de la marmota, mientras se constata, una y otra vez, la incapacidad y la falta de iniciativa del PP para superar esta situación de parálisis y atonía.

De poco o nada ha servido que Zoido deje otras responsabilidades (como la de presidente de la FEMP o del PP andaluz) que le impedían cumplir su promesa electoral de dedicarse, en cuerpo y alma, las 24 horas del día a Sevilla.

Esta descarga de tareas no se ha traducido, ni mucho menos, en una mayor implicación del alcalde en la solución de los grandes problemas de la ciudad. Muy al contrario, Zoido ha continuado desempeñando un papel de bajo perfil y entregado únicamente a la agenda de actos sociales.

Por eso, desde Izquierda Unida insistimos en que una ciudad como Sevilla, con 90.000 parados y con cada vez más familias sin las necesidades básicas cubiertas, no se merece un alcalde BBC, de bodas, bautizos y comuniones, que se cruza de brazos ante el drama del desempleo o la vivienda y que sólo se deja ver y fotografiar en actos blancos y en fiestas populares.

Por si quedaba alguna duda, en este tercer año Zoido ha vuelto a darle la espalda a los sevillanos que peor lo están pasando por la crisis, al priorizar un  superávit en las cuentas municipales que es, exclusivamente, consecuencia de recortar nóminas de los trabajadores, destruir empleo, reducir drásticamente los servicios públicos y eliminar inversiones y gasto social.

En este tiempo político hemos confirmado, además, que el PP no tiene un modelo de ciudad para Sevilla que vaya más allá de intentar satisfacer las peticiones a la carta y los intereses particulares de empresas muy concretas, algunas de ellas con mucho poder y que fueron determinantes para que el Partido Popular accediera a la Alcaldía hispalense en 2011.

Por mucho que Zoido se afane a estas alturas en apelar a la fe del creyente, la paciencia tiene un límite y la decepción se impone en una ciudadanía a la que se generó muchas expectativas que, luego, se han visto frustradas por las mentiras y los incumplimientos del actual alcalde.

El mandato del PP va a concluir sin que se haya llevado a cabo ningún proyecto municipal importante en Sevilla y con una ciudad sin pulso y a la deriva.

paracuandoY ya no valen las excusas de la herencia recibida para justificar este fraude democrático. Primero porque Zoido era plenamente consciente de la situación económica que atravesaba el país y el Ayuntamiento cuando prometió lo que prometió. Y, segundo, porque en estos tres años ha habido margen de sobra para haber desplegado otras políticas municipales, que atendieran y diesen respuesta a demandas ciudadanas fundamentales como el empleo, la vivienda y los servicios públicos, en vez de desentenderse de ellas por completo.

El lema de campaña de Zoido era “Sevilla YA”... Hoy, sin embargo, cada vez somos más los que nos preguntamos: ¿Sevilla PARA CUÁNDO? Sobre todo en esos barrios de la ciudad que, en los meses previos a las elecciones, tanto visitó y regó con promesas de todo tipo y de las que YA no se sabe nada.

Todo lo expuesto hasta el momento, revela, por tanto, la necesidad de afrontar, cuanto antes, un cambio urgente en las políticas del Ayuntamiento, si queremos salir del abismo al que nos dirigimos. El fracaso del PP y de Zoido salta a la vista y ya no queda mucho tiempo para reaccionar. La paciencia también tiene fecha de caducidad: las próximas elecciones municipales.

Free business joomla templates