IU alega contra el nuevo reglamento del CESS para evitar que se convierta en un apéndice del Gobierno de Zoido

El Grupo Municipal de Izquierda Unida en Sevilla ha registrado este miércoles sus alegaciones al proyecto de modificación del Reglamento del Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS), en las que critica la desnaturalización que el Gobierno local del PP pretende llevar a cabo de este órgano consultivo, plantea la paralización de los cambios adoptados de forma absolutamente unilateral y arbitraria, y aboga, finalmente, por la apertura de un proceso de diálogo con los agentes sociales, económicos y políticos de la ciudad a fin de consensuar un texto que satisfaga a todas las partes.

En sus alegaciones IU cuestiona, en primer lugar, la legalidad de la nueva normativa, ya que, a pesar de haberse aprobado en el pasado Pleno de julio, gracias al rodillo de la mayoría absoluta del PP, dicho acuerdo de modificación no ha sido, sin embargo, sometido a debate dentro del propio CESS ni ha contado con el informe preceptivo previo de este órgano, tal y como exigía el reglamento anterior.

Para el portavoz de IU en el Ayuntamiento, Antonio Rodrigo Torrijos, esta manera de proceder limita la capacidad consultiva del órgano y pone en entredicho su propia esencia, “que no es otra que la de controlar y fiscalizar al Gobierno municipal”, algo que se imposibilita al impedírsele la opción de emitir su parecer sobre un asunto tan relevante para su funcionamiento. De ahí que su fuerza política se oponga también a la modificación realizada por el PP en el artículo 15 y que supone pasar del CESS al Pleno dela Corporaciónla competencia relativa a la elaboración del citado reglamento.

Del mismo modo, la federación de izquierdas denuncia la alteración de la proporcionalidad que el Gobierno local se ha propuesto introducir en la composición del CESS, escudándose para ello en una reestructuración del órgano que, en la práctica, va a condenar a los colectivos sociales a una mera representación residual.

“Sólo hay que ver los recientes nombramientos decretados por el concejal de Relaciones Institucionales, Javier Landa, de cinco expertos, de los cuales cuatro pertenecen, casualmente, a la facultad de la que era decano hasta hace poco”, ha manifestado Torrijos, quien acusa al Gobierno local de quebrar con sus imposiciones “la tradición de consenso, la diversidad y el equilibrio que siempre habían caracterizado a este órgano”.

En opinión de IU, lo único que persigue el PP es convertir el CESS en un instrumento a su servicio, completamente acrítico y que, al igual que ha ocurrido conla Oficinadel Defensor del Ciudadano, termine siendo “un apéndice más destinado a decirle que sí en todo momento al Gobierno y a aplaudir sus decisiones”. Según Torrijos, tras las “bonitas palabras y aparentes buenas intenciones” plasmadas en el proyecto de modificación del reglamento, sólo se esconde una “peligrosa involución democrática” que “no puede contar ni con la complicidad ni con el silencio de nuestra fuerza política”.

Por todo ello, IU concluye sus alegaciones solicitando al alcalde que deje sin efecto los cambios operados en el reglamento del CESS con el objeto de iniciar un proceso de debate con los agentes sociales, económicos y políticos de la ciudad para acordar una normativa basada en el consenso y no en la exclusión, la arbitrariedad y el “ordeno y mando” al que nos tiene acostumbrados el Gobierno de Zoido.    

 

Free business joomla templates