IU teme que el traspaso de la gestión de la estación del Prado a Tussam sea el paso previo a su privatización

El coordinador local de Izquierda Unida en Sevilla, José Manuel García, ha manifestado este jueves su preocupación ante la “peligrosa deriva” emprendida por el Gobierno de Juan Ignacio Zoido (PP) en la estación de autobuses del Prado de San Sebastián y ha reconocido las dudas de su fuerza política sobre la idoneidad de que la empresa municipal de transportes Tussam termine asumiendo la gestión de este equipamiento a partir del 1 de octubre, tal y como está previsto por parte del Ayuntamiento hispalense.

Y es que para el dirigente de IU, esta decisión, que fue adoptada en la junta de gobierno local del pasado 19 de julio y posteriormente ratificada en el Pleno municipal del mismo mes --por la vía de urgencia y con el voto en contra de los grupos de la oposición--, podría significar el “paso previo” a la privatización de un servicio público “del que el alcalde quiere prescindir desde hace ya tiempo”, ha señalado.

En opinión de García, resulta “incomprensible” que durante meses el señor Zoido tratase de suprimir los servicios vinculados a esta estación, argumentando que “no era rentable” y que arrojaba pérdidas de un millón de euros al año, y hoy, sin embargo, pretenda transferirle su gestión a Tussam, “una empresa que, como todo el mundo sabe, es deficitaria”. “¿En qué quedamos?”, se ha preguntado el responsable de IU, después de incidir en que “algo no cuadra en el discurso del alcalde: o mentía antes o lo hace ahora”, ha remarcado.

García ha realizado estas declaraciones durante una visita a la estación del Prado, donde ha comprobado de primera mano el abandono que sufre esta instalación, por la irresponsabilidad del PP, y la inquietud existente entre los trabajadores municipales ante el futuro incierto que les espera. “Nadie les ha aclarado aún dónde se les reubicará y temen, además, que el traslado a otros servicios del Ayuntamiento vaya acompañado de una merma en sus derechos y condiciones laborales”, ha aseverado. 

Así las cosas, el coordinador local de IU ha denunciado la “falta de transparencia” con que Zoido está abordando este proceso, crítica que comparte el comité de empresa con cuyos representantes García se ha reunido para analizar la actual situación de la plantilla. “Nos han expuesto lo ninguneados y olvidados que se sienten por parte de un alcalde que afirma dedicarse las 24 horas del día a Sevilla pero que, en sus dos años de mandato, jamás se ha acercado a esta estación para conocer a sus más de 20 trabajadores. Ni siquiera, ahora que se marchan, ha tenido el gesto o el detalle de pasarse por allí, aunque sólo sea para agradecerles los servicios prestados durante tantos años al pie del cañón”, ha advertido García.  

Y como botón de muestra del oscurantismo del PP, el dirigente de la federación de izquierdas ha aludido al contenido del informe solicitado por el Gobierno local al director de la estación (en el marco del procedimiento administrativo relativo la cesión de la gestión a Tussam), donde éste aseguraba no saber nada del nuevo proyecto y expresaba también su estupor porque, según decía, “aunque sea increíble, ni el expediente se tramita aquí, ni se nos ha consultado nada, ni tan siquiera requerido información alguna”. “¡Ese es el verdadero aprecio y respeto que el alcalde le profesa a los funcionarios de la Casa Consistorial!”, ha rematado García.

En paralelo, el coordinador local de IU ha lamentado también la desatención y la ausencia de mantenimiento de la que adolece la estación del Prado. No en vano, “la sala de espera está muy deteriorada, los aseos presentan un aspecto calamitoso y, para colmo, el Ayuntamiento no cubre las bajas de los peones y ha eliminado el punto de información al público”. Y es que, en palabras de García, todo apunta a “un intento de Zoido por dejar morir por inanición a esta instalación”, después de que la Junta le impidiese hace unos meses su cierre y el traslado de todas sus líneas a Plaza de Armas, lo que, por otro lado, hubiera ocasionado importantes perjuicios a los usuarios, amén del caos y del colapso de tráfico que habría originado en la ciudad.

Estas cuestiones explican los temores de IU ante el inminente traspaso de la gestión del Prado a Tussam, una operación que, según José Manuel García, puede suponer “la puntilla definitiva” a esta emblemática estación o “la excusa perfecta” para abrir la puerta a su privatización.

Por todo ello, desde la federación de izquierdas avisan de que estarán vigilantes ante los nuevos planes concebidos por el PP para esta instalación y que lo harán, además, desde el convencimiento de que es viable y de que la mayor parte de la ciudadanía se opone a perder los servicios públicos que en ella se prestan. Ahí están, sin ir más lejos, -ha recordado García-- las más de 10.000 firmas recogidas por los trabajadores contra el cierre de esta estación histórica e idónea para la movilidad, al encontrarse emplazada en un espacio estratégico, donde convergen los autobuses urbanos, los interurbanos, Sevici, el tranvía y la línea 1 del metro. 

Free business joomla templates