Amanda Meyer: “El decreto anti-desahucios ha demostrado que, si se quiere, se puede legislar en favor de las mayorías desde las instituciones”

“Si finalmente el Tribunal Constitucional nos tumba el decreto (anti-desahucios), no nos quedará más remedio que preparar otro y, además, con más medidas. Y si ese también nos lo tumbaran, tendríamos que sacar adelante otro distinto y aun mejor... y así sucesivamente... porque o las administraciones públicas empiezan a enfrentarse con sus políticas a los lobbys financieros y a los especuladores o aquí no hay salida”.

Así de clarito y de contundente se expresaba este miércoles la secretaria general de la Consejería de Fomento y Vivienda, Amanda Meyer, durante la celebración de un acto público organizado por el PCA e IU en el Centro Cívico de Alcosa para analizar la situación de la vivienda en nuestra comunidad y difundir el trabajo que Izquierda Unida viene desarrollando desde la Junta de Andalucía en esta materia.

Según explicó Meyer, desde que IU asumió el departamento de vivienda su principal cometido ha sido el de “priorizar las necesidades de la mayoría social frente a los intereses de una minoría que durante muchos años ha estado lucrándose a costa de este derecho humano”. Y a esa filosofía y a ese fin –abundó-- responden todas las iniciativas y actuaciones que desde su consejería se han implementado a lo largo del último año: paralización de los lanzamientos de desahucios, reducción de los alquileres en el parque público de EPSA, oficinas de asesoramiento, decreto anti-desahucios...

Sobre esta última norma, la joven comunista subrayó que “ha enfadado a gente muy poderosa”. Pero, sobre todo, ha demostrado que, “si se quiere, se puede legislar en favor de las mayorías desde las instituciones”. De ahí que para el PP haya resultado un problema desde un principio, hasta el punto de que al final lo ha terminado recurriendo ante el TC, a pesar de que Zoido aseguró en su día que su partido no haría una cosa así.

Convencida de que las administraciones están obligadas a intervenir en el mercado para que la población tenga acceso a una vivienda digna, Meyer defendió las sanciones que el decreto anti-desahucios prevé para que las entidades financieras pongan en alquiler sus inmuebles vacíos; máxime –enfatizó--, cuando en Andalucía hay actualmente más de 300.000 demandantes de pisos protegidos registrados y unas 700.000 casas desocupadas, encontrándose la mitad de ellas en manos de bancos e inmobiliarias.

“Lo único que hemos hecho es situar a nuestra tierra en la media de los países del Norte de Europa, donde desde hace muchos años se legisla en pro de la función social de la vivienda”, aseveró la dirigente de IU. No obstante, reconoció, eso sí, que el decreto ha supuesto “un hasta aquí hemos llegado” y que, por esa razón precisamente, se empeñan en pararlo aquéllos que “sólo piensan en obedecer a la voz de su amo”.

Se refería Meyer, lógicamente, al Gobierno central del PP, al que acusó, además, de estar avivando una segunda burbuja inmobiliaria a través de su recién aprobada Ley de Flexibilización del Mercado del Alquiler, medida que calificó de “atroz” yacto con amanda3 que, según advirtió, precarizará todavía más los derechos de los inquilinos en el futuro y dará vía libre a los inversores para volver especular.

Ante este panorama, el único camino que nos queda, en palabras de Meyer, es el de “la autoorganización, la solidaridad y la movilización de la sociedad civil”, puesto que “nadie nos va a regalar nada, ni ninguna administración va a venir a salvarnos”.

En similares términos se pronunció también el coordinador local de IU, José Manuel García, quien aprovechó para animar a los presentes a sumarse a las protestas contra el recurso del PP al Decreto-Ley de la Función Social de Vivienda que el próximo 12 de julio se han convocado en las subdelegaciones de gobierno de las ocho capitales de provincia andaluzas. “Espero que el viernes seamos miles quienes nos congreguemos en la Plaza de España de Sevilla a las doce del mediodía para defender nuestros derechos”, remató.

Por lo demás, el encuentro estuvo marcado por la activa participación de los asistentes y por la sucesión de estremecedores testimonios procedentes de multitud de vecinos afectados por el acoso y por los abusos que la empresa municipal de vivienda, Emvisesa, viene ejerciendo desde que el PP gobierna en la ciudad. Casos, todos ellos, que merecieron el rechazo más absoluto de Amanda Meyer, quien, además de ponerse a disposición de estas familias, no dudó en criticar la insensibilidad de Zoido con el tema de la vivienda. “Desde la Junta, hemos intentado por activa y por pasiva colaborar con el Ayuntamiento, pero éste se niega a sentarse con nosotros”, lamentó.  

Free business joomla templates