Un año de gobierno de IU en la Junta de Andalucía: Ni autocomplacencia ni conformismo, pero sí autoestima y orgullo

El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha manifestado este domingo en Sevilla que las políticas impulsadas por su formación desde el Gobierno de la Junta de Andalucía “están cambiando el miedo de la gente por derechos”, a la par que “abren una puerta de esperanza para que empecemos a poner luces en este panorama tan oscuro en que nos encontramos”.

Lara ha realizado estas declaraciones ante más de 400 personas en un acto público celebrado en la Facultad de Comunicación, bajo el lema 'Un año de gobierno: #vamoscaminando', en el que ha participado junto a dirigentes de IULV-CA para hacer balance de los primeros doce meses de la coalición de izquierdas en el Ejecutivo andaluz.

El líder de IU, que ha arrancado su intervención expresando su apoyo a la huelga de los trabajadores de las cafeterías del Aeropuerto --muchos de ellos presentes en la sala--, ha destacado los decretos de la función social de la vivienda y de la lucha contra la exclusión social, recientemente aprobados por el Gobierno andaluz, como exponentes evidentes de que “sí se pueden hacer las cosas de otra manera”. Y es que, según ha aseverado, medidas que permiten “paralizar desahucios” o que “impiden que haya niños que se acuesten sin tres comidas al día” suponen “reconciliar a los ciudadanos con la política con mayúsculas”.

El máximo responsable de Izquierda Unida ha contrapuesto el camino emprendido en Andalucía con las recetas neoliberales que se han venido implementando desde el Gobierno central en los últimos tres años, primero de la mano del PSOE y después con el PP, y que sólo han provocadoacto balance3 “más parados, más recesión, más exclusión social, más deuda, más intereses, más precariedad, menos salarios, más fraude, más gente sin casa y más casas sin gente”.

Ante esta situación, Lara ha precisado que IU continúa con la campaña a nivel nacional para pedir la dimisión del presidente de España, Mariano Rajoy, al haber perdido toda “legitimidad” para gobernar después de aplicar un programa “radicalmente distinto” al que presentó a las elecciones y después de reconocer que “no sólo no va a crear 3,5 millones de puestos de trabajo, como prometió, sino que cuando acabe la legislatura habrá un millón de parados más”.

Tras recordar las lógicas dudas que se produjeron en el seno de la federación de izquierdas en relación con la oportunidad de formar gobierno con el PSOE en Andalucía a través de un pacto  –debate resuelto mediante un referéndum entre la militancia, que terminó respaldando esta opción mayoritariamente--, Lara ha valorado positivamente el resultado de las últimas encuestas, según las cuales IU no deja de crecer, mientras que el bipartidismo se desploma.

“Esto significa que la gente quiere que tengamos más gobierno”, ha señalado Cayo Lara, después de abogar por “seguir construyendo organización” porque en estos momentos “estamos generando esperanzas por encima de nuestras posibilidades”. Así, ha subrayado la necesidad de que la sociedad vuelva a “encantarse” con la política y para ello “hemos de demostrar que lo que dijimos ayer se cumple hoy”. Esa es –ha enfatizado— la mejor manera de evitar el avance de “cualquier intento de populismo o fascismo” o la llegada de “nuevos salvadores de la patria”.

acto balance4Lara ha reivindicado también la ética y la honestidad en política, principios que “hay que llevar siempre por bandera, pero si estamos en el gobierno todavía más”, ha añadido, convencido de la potencialidad del proyecto de IU y del papel que la coalición va a desempeñar en el futuro próximo de este país. “Una prueba de que comienzan a tomarnos en serio es que en la última semana nos han visitado los embajadores de Inglaterra, Alemania y Francia”. “Quieren saber qué vamos a ser de mayor, aunque no se atreven a preguntárnoslo directamente”.

“Hay un trabajo apasionante por delante”, ha rematado el dirigente de IU, quien ha apostado por alcanzar la mayor convergencia posible de alianzas en torno a un gran bloque social capaz de convertirse en alternativa, pero, eso sí, “sin perder el norte” y manteniendo “una hoja de ruta netamente anticapitalista”, donde prime la cohesión interna y la unidad de acción

De la resistencia a la ofensiva

Por su parte, el coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, ha indicado que en este primer año de Gobierno de coalición con el PSOE-A, surgido tras las elecciones del 25-M, la Junta ha pasado de la “resistencia” a la “ofensiva” frente a las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy y de la Troika, con cuatro retos fundamentales: nadie sin vivienda, nadie sin alimentación, más democracia y lucha contra el desempleo en Andalucía.

El también vicepresidente del Ejecutivo autonómico ha destacado la “dureza” de estos doces meses, que han estado marcados por “enormes dificultades financieras”, elevados niveles de paro, destrucción de puestos de trabajo así como el aumento de las personas en riesgo de exclusión y de los desahucios. Con todo, Valderas ha considerado que la Junta ha conseguido priorizar la política social y la defensa de los derechos al servicio de toda la ciudadanía frente a los “ajustes y recortes” procedentes de Madrid y de Bruselas.

“A veces el ansia nos puede porque quisiéramos que esto fuese más rápido”, ha admitido el responsable de IULV-CA ante los presentes. “Pero sólo en la medida en que seamos más fuertes, lograremos imprimirle un ritmo mayor a este proceso”, ha esgrimido, tras incidir en el “cambio de acto balance2discurso político” que se ha producido en Andalucía, recalcando el “acento de izquierdas” y el “perfil rojo” que, a su juicio, caracteriza al actual Gobierno autonómico.   

Según Valderas, de las 256 medidas acordadas con el PSOE en el Pacto de Gobierno, se han cumplido ya 40, mientras que 143 se encuentran en vías de ejecución y 73 permanecen a la espera de ser abordadas. Lo realizado, en sus propias palabras, no es para mostrarse “autocomplaciente o conforme”, pero sí para sentirse “orgulloso y con autoestima”.

Porque “no sólo vamos caminando”, como dice la canción, “también vamos avanzando”... “sin volvernos locos, pero sabiendo muy bien a dónde aspiramos a llegar”. Y teniendo claro que el mejor indicador de que “algo estaremos haciendo bien” es la furibunda campaña mediática desatada por la derecha contra IU en Andalucía y, en especial, contra sus cargos en la Junta.

“Hemos pasado a la ofensiva como corresponde a un gobierno de izquierdas, con sensibilidad, con marcada solvencia y con la utilidad de IU en beneficio de la mayoría social”, ha concluido Valderas.  

Free business joomla templates