IU solicita la reprobación del alcalde y la dimisión de Francisco Pérez por los engaños difundidos para derogar el Plan Centro

Izquierda Unida ha pedido este lunes la reprobación del alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, y las dimisiones del portavoz del Gobierno local del PP, Francisco Pérez, y del director general de Movilidad, Enrique Medina, por el “montaje” y los “engaños” consumados a la ciudadanía para justificar, al principio del presente mandato corporativo, la derogación del Plan Centro. Estas son tres de las recomendaciones principales que el Grupo Municipal de IU ha realizado en el marco de la Comisión de Investigación destinada a esclarecer todas las circunstancias y posibles irregularidades que pudieran haberse producido a raíz de la aprobación, implantación y funcionamiento de este sistema de ordenación viaria que el Ayuntamiento puso en marcha en 2010 para proteger la zona monumental del casco histórico.

Según ha explicado en rueda de prensa el portavoz de la federación de izquierdas en el Consistorio, Antonio Rodrigo Torrijos, en el transcurso de esta comisión ha quedado acreditado que las infracciones e ilegalidades denunciadas por el Gobierno municipal relativas a la aplicación del Plan Centro tenían como única finalidad desviar la atención sobre los incumplimientos de sus compromisos públicos y electorales, ya que la decisión de suprimir este mecanismo de regulación del tráfico nunca vino acompañada de las alternativas anunciadas por el PP en su programa y ante los medios de comunicación.

Esta situación fue la que, en opinión de IU, dio pie a la “denuncia chapucera” orquestada por el Gobierno de Zoido que, aferrándose a un informe carente de todo rigor técnico --como luego se ha demostrado--, se lanzó a sembrar un sinfín de dudas ante la opinión pública en relación con el funcionamiento de dicho plan, atribuyendo al anterior Ejecutivo municipal la materialización de un presunto delito de fraude, así como la comisión de diversas irregularidades y hasta desvíos presupuestarios.

A juicio de Izquierda Unida, el portavoz del Gobierno local, Francisco Pérez, “es el responsable político de presentar ante la ciudadanía este engaño”, así como de ocultar la existencia de los informes técnicos que desmontaban, punto por punto, la denuncia pública que él mismo formuló, “despreciando absolutamente cualquier ápice de rigor”. De ahí que vea procedente su dimisión; recomendación que extiende, además, al director general de Movilidad, Enrique Medina, por ser el autor del mencionado documento y haberse prestado de soporte al montaje organizado por el PP.

En cuanto a Zoido, IU recuerda que fue el propio delegado de Movilidad, Demetrio Cabello (sin que nadie lo haya desautorizado ni desmentido aún), quien achacó a Alcaldía la decisión de hacer público ese informe “plagado de falsedades”, sin esperar al resultado de otros trabajos solicitados que, posteriormente, evidenciarían la falta de rigor del primero.

Igualmente, IU reprocha a Zoido su negativa a comparecer ante la Comisión de Investigación, lo que prueba la “opacidad” y “escasa calidad democrática” mostrada por el primer edil en todo este asunto. Una censurable forma de proceder que, según ha apostillado Torrijos, se agravó en el Pleno extraordinario convocado para debatir este tema, en el que el alcalde no intervino, a pesar de que con anterioridad había asegurado que daría en este foro las explicaciones oportunas. Por todo ello, Izquierda Unida estima que el regidor hispalense merece una sanción de la Corporación Local en forma de reprobación.

Asimismo, IU entiende que el Gobierno local debe pedir disculpas a la ciudadanía sevillana por “la estrategia de engaño y confusión que ha protagonizado”, así como al personal funcionarial y técnico de la Delegación de Movilidad, “cuyo buen hacer profesional se ha puesto en entredicho de manera infundada y gratuita”. Y es que, según Torrijos, el PP podía derogar perfectamente el Plan Centro en el Pleno del Ayuntamiento, merced a su mayoría absoluta, pero no estaba legitimado para “faltar a la verdad, distorsionar la realidad y ocultar datos”.

En su documento de conclusiones, Izquierda Unida lamenta, además, los obstáculos que el Gobierno de Zoido ha interpuesto con el objeto de “impedir el pleno desarrollo de la actividad investigadora” de la Comisión y “cercenar el total esclarecimiento de los hechos acaecidos y analizados”. En este sentido, destaca su incomprensible negativa a aportar un informe sobre el funcionamiento del coche ponemultas a la hora de controlar y sancionar el acceso de vehículos no autorizados a las zonas del Casco Histórico que, tras la supresión del Plan Centro, el PP estableció exclusivamente para residentes.

Del mismo modo, la federación de izquierdas recrimina al Gobierno local que derogase el Plan Centro mediante una mera resolución y que no llevase esta medida, de sumo alcance, al Pleno del Consistorio, tal y como se había comprometido en su día. “No hubo ni proceso dialogado ni participativo”, ha aseverado Torrijos, tras contrastar este arbitrario método con el amplio debate y la infinidad de reuniones con colectivos y entidades sociales que precedió a la puesta en marcha de aquel dispositivo.   

Otra de las cuestiones constatadas durante los trabajos de la Comisión de Investigación, según IU, estriba en que, pese a las filtraciones interesadas y plan centromanipuladas por parte del Gobierno local, las cámaras no sólo funcionaron durante la vigencia del Plan, sino que han seguido operando después, eso sí, sin el conocimiento de la ciudadanía y sin la cobertura legal que había entonces.

En paralelo, ha quedado demostrado que la implementación de este sistema trajo consigo una reducción significativa del tránsito de vehículos privados no residentes en el Casco Histórico, proporcionando una mayor fluidez en el acceso del transporte público, disminuyendo notablemente la contaminación atmosférica y acústica y mejorando las opciones de aparcamiento en el centro.

En cualquier caso, Torrijos ha alertado del interés del PP por utilizar ahora el asunto del Plan Centro como cortina de humo y maniobra de distracción para imposibilitar que se hable de las modificaciones del PGOU que pretende sacar adelante con el fin de recuperar el urbanismo especulativo concebido como un factor de negocio privado. “No caeremos en la trampa saducea del señor Zoido y de su aparato de propaganda que, una vez más, trata a la ciudadanía sevillana como menor de edad, al proponerse que todos salgamos corriendo como galgos detrás de esta nueva liebre”, ha avisado el portavoz de IU.

En esta línea, Torrijos ha avanzado que su grupo político va a convocar para el próximo 5 de marzo una reunión con colectivos ecologistas, sindicales, empresariales, vecinales y de consumidores con la intención de “consensuar el borrador de un plan de movilidad y preservación del centro”, además de empezar a trazar una “estrategia común” para hacer frente a los cambios que el PP proyecta acometer en el PGOU y así evitar los resultados tan negativos que estas medidas conllevarían para los intereses generales de la ciudad y, muy especialmente, para el Casco Histórico.  

Free business joomla templates