IU llama a la sociedad civil a no dejarse engañar por la campaña de satanización desatada contra los trabajadores de Lipasam

El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, ha lamentado este martes que el Gobierno local del PP permanezca “instalado en la soberbia y en la prepotencia” y continúe negándose a convocar a los trabajadores de Lipasam para intentar llegar a un acuerdo que ponga fin a la huelga de basuras en la capital hispalense. De este modo, ha vuelto a reclamar al alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, que “tome las riendas de la negociación”, como presidente que es de la empresa municipal de limpieza, y que “no se escaquee más de sus responsabilidades”.

El concejal de IU ha criticado la jerarquía de prioridades del regidor hispalense, a quien “no se le ha visto aún el pelo por aquí” desde que comenzó la huelga. “Mientras Sevilla acumula toneladas de residuos en sus calles, Zoido sigue de viaje por la geografía española: ayer estuvo en Córdoba, en una reunión de su partido, y hoy le toca Madrid, donde va a presentar una exposición que no se inaugurará hasta el 3 de mayo”. “El caso es buscarse una excusa para no afrontar los graves problemas que padecen los sevillanos, él que, precisamente, iba a volcarse con esta ciudad las 24 horas del día”, ha apostillado.

Torrijos ha realizado estas declaraciones a las puertas del Consistorio, donde ha participado, junto a su compañera de grupo, la concejal Josefa Medrano, en la concentración que los operarios de Lipasam han protagonizado para exigir al Gobierno local que abandone su intransigencia y se siente a dialogar con el comité. Ambos ediles han reiterado el apoyo de Izquierda Unida a las reivindicaciones laborales de este colectivo, al que han trasladado también su solidaridad ante la campaña de demonización que sus miembros vienen sufriendo por parte de la derecha política y mediática sevillana en los últimos días.

En ese contexto, Torrijos ha hecho un llamamiento a la sociedad civil para que “no se deje engañar por esa ofensiva ideológica desatada contra la plantilla de Lipasam”. Así, ha solicitado “mesura” y “consideración” con unos trabajadores a los que “se está equiparando apoyo a trabajadores lipasam1poco menos que con los directivos del consejo de administración de un gran banco para estigmatizarlos y enfrentarlos a los parados y a toda esa gente que sufre en la actualidad los dramáticos efectos de esta crisis económica”.

Para Torrijos, resulta “muy escandaloso” que, en el marco de este proceso de desprestigio, haya quien continúe empeñándose en confundir la defensa de conquistas sociales y laborales con “privilegios” o con “una especie de lujo asiático” al que la plantilla tendría que renunciar sí o sí. Por eso, ha pedido “respeto democrático” para “estos trabajadores que tanto han hecho por Sevilla durante tanto tiempo y a los que ahora se les sataniza simplemente porque pelean por sus derechos”, ha añadido.

“El alcalde debe cerrar la espita que abrió cuando dijo que estábamos en presencia de un chantaje a la ciudad, cuando tachó de huelga política las demandas laborales de la plantilla y cuando se empecinó en echar gasolina al fuego y en provocar a los trabajadores calificándolos de privilegiados”, ha enfatizado Torrijos. Sin embargo, el Gobierno local no se ha movido un ápice de esa posición, algo que “sólo perjudica a los sevillanos y sevillanas”. De ahí que, en su opinión, cada día “parezca más evidente el interés del PP por mantener en el tiempo la huelga de Lipasam” con el perverso objetivo de contribuir, de esta forma, al deterioro de la imagen de la empresa municipal para justificar su posterior privatización.

Free business joomla templates