Comunicado de la Ejecutiva Local de IU: "Hasta aquí hemos llegado"

En la noche de ayer lunes se reunió con carácter extraordinario la Comisión Ejecutiva Local de IU en Sevilla para analizar el último desalojo policial violento llevado a cabo en el Ayuntamiento, por orden del gobierno municipal, y para revisar el grado de cumplimiento del marco político fijado en el acuerdo de investidura que nuestra fuerza política firmó con el PSOE en junio de 2015 y que posibilitó que Juan Espadas sea alcalde en la actualidad.

En esta reunión, constatamos con pesar el giro a la derecha que el PSOE ha protagonizado en estos dos años de mandato y el incumplimiento flagrante y continuo de los compromisos incluidos dentro de aquel marco político, en el que se dejaba claro que el Ayuntamiento iba a ponerse al servicio de la mayoría de esta ciudad.

El gobierno de Espadas no ha sido capaz en este tiempo de darle un carácter social ni de izquierdas a sus políticas. Por el contrario, se ha caracterizado por el continuismo en la mayoría de las áreas, por la poca valentía en los avances logrados y por plegarse a los intereses de las fuerzas inmovilistas de la ciudad. Hasta la fecha, ni planes de empleo, ni cláusulas sociales, ni parque social de vivienda, ni democracia participativa, ni nada de nada.

Anunciamos que este miércoles nuestro grupo municipal ofrecerá una rueda de prensa para realizar un balance pormenorizado de estos dos años de mandato y para valorar el ridículo documento que el PSOE nos hizo llegar en la tarde de ayer con el vano objetivo de intentar condicionar el desarrollo de nuestra Ejecutiva Local.

Pero, con independencia del análisis que hagan nuestros concejales mañana, hoy por hoy estamos en condiciones de afirmar que el PSOE, con su quehacer diario, con sus continuos incumplimientos, ha roto desde hace tiempo ese acuerdo de investidura que suscribió con Izquierda Unida. Entendemos que este gobierno está deslegitimado en estos momentos y que se encuentra en una situación de profunda debilidad política. 

En cuanto al desalojo, lo calificamos de injustificado y desmedido. Nos parece gravísimo el trato recibido por el colectivo de trabajadores en lucha y por nuestros concejales, que fueron agredidos y expulsados del Ayuntamiento.

Se ha echado a patadas de la casa del pueblo a representantes elegidos democráticamente y a trabajadores que reivindicaban pacíficamente sus derechos y sólo pretendían reunirse con grupos municipales de la oposición. Y eso no puede quedar impune. Si el PSOE pretende pasar página como si no hubiera ocurrido nada, se equivoca.

Ni el Ayuntamiento es un cortijo, ni Espadas puede decidir a su antojo quién entra o quién sale del edificio o cuándo se abre o cierran sus puertas. Izquierda Unida no va a consentir que el PSOE controle el Ayuntamiento con prácticas que recuerdan a tiempos pasados, esos métodos caciquiles no tienen cabida en la actualidad. Y el desalojo del miércoles pasado no sólo supuso un atropello inadmisible a la labor institucional que realizan nuestros concejales, sino una vuelta de tuerca más de una estrategia represiva que busca acallar las protestas sociales y criminalizar a los colectivos que reivindican sus derechos. Fue, por tanto, un ataque a la democracia.

La movilización es una acción fundamental para defender los derechos laborales y el Ayuntamiento debe ser un espacio abierto en este sentido. Quien no quiera entender eso nos va a tener siempre en frente. Somos una fuerza que pone la institución al servicio de la mayoría social de esta ciudad.

Por ello, exigimos al gobierno de Espadas que reconozca de inmediato el error cometido, al dar la orden de desalojo, y que depure las correspondientes responsabilidades políticas. El delegado de seguridad, Juan Carlos Cabrera, no puede permanecer ni un minuto más en su cargo.

En este mismo sentido, volvemos a reclamar las grabaciones de las cámaras de seguridad del edificio municipal y recordamos que, al no facilitárnosla, se está vulnerando la ley.

Igualmente, recalcamos que este gobierno local no cuenta con la confianza de Izquierda Unida. Ya se acabaron las oportunidades. El PSOE ejecutiva2ha tenido tiempo de sobra para cambiar el rumbo de sus políticas y especialmente su actitud. Pero se ha enrocado en la derecha e IU no está aquí para tapar sus vergüenzas.

Nada nos ata a un gobierno que está aplicando políticas de derechas y que cada vez se parece más al anterior del PP. No tenemos ningún tipo de servidumbres con Espadas. Nuestro acuerdo no fue ni de legislatura, ni de gobierno, sino de investidura y ha sido dinamitado por el PSOE. De modo que el alcalde tendrá que atenerse a las consecuencias si sigue por ese camino.

Nosotros, desde luego, estamos abiertos a estudiar otras opciones de gobernabilidad para que se cumpla el marco político aprobado en junio de 2015, siempre desde unas posiciones nítidamente de izquierdas. Y desde ya le preguntamos al alcalde si se atreve a convocar un Pleno de valoración de su confianza.

El desalojo ocurrido el miércoles ha sido la gota que colma el vaso. Simplemente estamos ahondando en el papel de oposición crítica y propositiva que venimos desarrollando desde el primer día del mandato y que pasa por apoyar aquellas políticas del gobierno que benefician a la clase trabajadora y a la mayoría social de esta ciudad y por rechazar las que no lo son. Lo vimos, por ejemplo, en el debate sobre los presupuestos municipales de 2017, cuando votamos en contra del proyecto del PSOE, al no recogerse nuestras enmiendas.  

Por otro lado, IU no está lanzando ningún pulso a nadie. Esa práctica es más propia del PSOE que de nuestra formación política. Para muestra, la última jugarreta orquestada por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, tras perder las primarias a la secretaría general de su partido, con el fallido nombramiento del Comisionado de Memoria Democrática. Esa forma de hacer política, de echar pulsos, es más propia del PSOE que de IU. La oposición está siendo más leal y trabaja más por la ciudad que el propio gobierno.

El PSOE miente, trampea, tapa sus miserias intentando sembrar discordia y hasta aquí hemos llegado. Se van a encontrar en frente una organización y un grupo municipal firme y cohesionado. Ya está bien de juego sucio.

Por último, desde IU queremos agradecer la solidaridad y el apoyo mostrados, tras el último desalojo, por sindicatos, organizaciones de consumidores, mareas, plataformas de acción política, colectivos en lucha y sociedad civil general, y saludamos especialmente su compromiso y apuesta por la defensa de los intereses de la clase trabajadora.

 

 

Free business joomla templates