Moción de IU al Pleno del Ayuntamiento para reclamar la paralización del proyecto de Gas Natural en Doñana

El Grupo Municipal de Izquierda Unida defenderá en el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla de este viernes una moción para que el Consistorio hispalense se posicione “de forma clara y contundente” en contra del proyecto gasístico que Gas Natural está llevando a cabo en el Parque Nacional de Doñana y su entorno.

Esta iniciativa forma parte de la ofensiva institucional que IU ha puesto en marcha para que los planes de esta multinacional se encuentren con el rechazo frontal de los ayuntamientos y diputaciones provinciales de Andalucía, a las que se suman otras propuestas que la federación de izquierdas está presentando también en el Congreso de los Diputados, el Parlamento Andaluz y el Parlamento Europeo.

En concreto, Izquierda Unida plantea que el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla muestre su total oposición a este macroproyecto de Gas Natural, al suponer un importante perjuicio medioambiental y económico para las comarcas afectadas de las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz, y al poner en serio peligro tanto la imagen como la conservación de esta Reserva de la Biosfera para futuras generaciones.

Por ello, IU propone también en su moción que la Corporación Municipal reclame al Gobierno en funciones de Rajoy y a la Junta de Andalucía la paralización cautelar de las obras de perforación ya iniciadas por Gas Natural en el entorno de Doñana y que insten a la empresa a presentar un estudio de impacto medioambiental unificado así como los correspondientes informes geológicos obligatorios por ley.

Desde IU denuncian que Gas Natural ha cuarteado su proyecto, lo que le ha permitido obtener Autorizaciones de Impacto Ambiental que no recogen las gravísimas consecuencias medioambientales y los numerosos riesgos de todo tipo que acarrea el plan de esta multinacional en su conjunto.

De ahí que Izquierda Unida exija la paralización inmediata de las obras y la retirada de las autorizaciones concedidas por el Gobierno central y la Junta de Andalucía a Gas Natural a fin de convertir el subsuelo de Doñana en una inmensa bombona de gas con capacidad para almacenar hasta 860 millones de metros cúbicos.

Cabe recordar que el Parque Nacional de Doñana tiene todas las figuras de protección existentes. Sin embargo eso no ha servido para evitar que Gas Natural pretenda hacer de este espacio un gran almacén gasístico, cuyos efectos sísmicos, al igual que ocurrió en el proyecto Castor -finalmente paralizado-, ni siquiera se han previsto, dado que la multinacional no ha entregado ningún estudio geológico como le obliga la legislación vigente.

Desde IU advierten, además, de que a los problemas de seguridad para la población hay que sumar el riesgo de contaminación del acuífero 27, que alimenta a Doñana y que también se usa para regadío y consumo humano. Y a todo ello se añade el perjuicio directo a una imagen turística ligada a la excelencia y a un entorno medioambiental, como el de esta Reserva de la Biosfera y patrimonio de la humanidad.

Por todo ello, Izquierda Unida considera que “sobran las razones” para que el Ayuntamiento de la capital andaluza se pronuncie nítidamente en contra de esa “nueva amenaza directa” que pende sobre el valioso entorno y el Parque Nacional de Doñana, una amenaza que, si no se detiene a tiempo, puede provocar un daño irreversible para la economía, el empleo y el patrimonio natural de la zona.

 

Free business joomla templates